Causa y tratamiento de los calambres nocturnos

Causa y tratamiento de los calambres nocturnos

10 noviembre, 2019 0 Por Reconquistaenfoco

Alrededor del 60% de los adultos y casi el 7% de los niños sufren calambres ocasionales o frecuentes en las piernas por la noche, y pocas cosas son tan desagradables como despertarse en medio de la noche con un dolor repentino y agudo que se extiende a través de la pierna, el pie o la pantorrilla. . No solo te despiertan por la noche, a veces el dolor puede persistir durante horas y el músculo afectado puede sentirse sensible y sensible todo el día.

Afortunadamente, y generalmente se detiene después de un día, pero aun así, a menudo es un problema recurrente. Sin embargo, estos calambres nocturnos no son completamente al azar, y por lo común son una señal de que algo anda mal con tu salud o tu estilo de vida. Estas son las causas comunes de los calambres en las piernas, así como algunos consejos sobre cómo tratarlos y prevenirlos.

Las causas de los calambres nocturnos en las piernas

La razón por la que experimentas un calambre en la pierna es clara: uno de los músculos de la pierna, generalmente los músculos de la pantorrilla, los muslos o los isquiotibiales, se contraen involuntariamente, pero la causa subyacente de esta reacción es más matizada, con muchas afecciones de salud, los medicamentos y las opciones de estilo de vida juegan un papel en el proceso. Las siguientes son las causas más comunes de calambres nocturnos en las piernas:

1. Un estilo de vida sedentario y posiciones corporales incorrectas

Los trabajadores de oficina comúnmente experimentan calambres en las piernas por la noche, lo que se debe al estilo de vida poco activo que muchos de ellos tienen. Sentarse en el automóvil camino al trabajo, sentarse todo el día en la oficina, que luego se sientan otras horas en el sofá 5 días a la semana durante todo el año, esto puede provocar que se acortar los músculos de las piernas, lo que a su vez los hace más vulnerables.
De manera similar, si tienes la costumbre de sentarte con las piernas cruzadas, una pierna encima de la otra o con los dedos de los pies apuntados durante largos periodos de tiempo, esto también puede disminuir el flujo sanguíneo y acortar los músculos causando calambres nocturnos en las piernas.

2. Pie plano

El pie plano es una condición en la que los arcos de los pies son demasiado pequeños o apenas existen, lo que puede hacer que te duelan las piernas, se hinchen y se sientan cansadas más rápidamente al caminar. Algunos pacientes que sufren de pie plano pueden experimentar calambres frecuentes en los pies o calambres en las piernas durante la noche, que son causados por la alineación anormal de los huesos y el estiramiento excesivo de ciertos músculos de las piernas.

3. Problemas metabólicos y enfermedades crónicas, como diabetes o insuficiencia renal

Muchas afecciones crónicas y agudas pueden causar calambres nocturnos en las piernas. Estas condiciones incluyen:

• Enfermedad renal e insuficiencia renal

• Problemas suprarrenales

• Condiciones de la tiroides

• Problemas hepáticos y particularmente cirrosis

• Diabetes

• Enfermedades cardiovasculares.

La mayoría de las personas que padecen una de estas afecciones generalmente se someterán a algún tipo de tratamiento, y esto mejorará su salud general y disminuirá su probabilidad de tener calambres en las piernas.

4. Cambios estructurales

La disminución del flujo sanguíneo o la conectividad nerviosa en las piernas también pueden hacer que seas más propenso a los calambres nocturnos.

La causa más común de deficiencia circulatoria en las piernas es la enfermedad de la arteria periférica (EAP), una afección en la cual las arterias que suministran sangre a las piernas se vuelven más estrechas, generalmente debido a la aterosclerosis, que restringe la cantidad de sangre que puede llegar a las piernas y pies, lo que causa dolor en las piernas, especialmente al caminar largas distancias, pero también puede causar entumecimiento, frialdad en los pies, disfunción eréctil en hombres y calambres nocturnos.

La estenosis espinal lumbar, una afección en la que la columna vertebral se estrecha en la parte inferior de la espalda y también causa daño nervioso o presión sobre los nervios, puede manifestarse en calambres más frecuentes, así como dolor, debilidad y entumecimiento en las piernas.

5. Sobreesfuerzo

Una de las causas más comunes de calambres en las piernas es en realidad demasiada tensión muscular, con muchos atletas que sufren calambres nocturnos frecuentes en las piernas o los pies, especialmente después de comenzar a entrenar más de lo que solían hacerlo.
Estar de pie por largos períodos de tiempo también puede fatigar los músculos de las piernas y causar calambres en las piernas.
6. Ciertos medicamentos
Me gusta
Los calambres en las piernas, incluidos los calambres nocturnos, son un efecto secundario comúnmente mencionado de muchos medicamentos. Los tipos más comunes de medicamentos asociados con los calambres musculares son:

• Medicamentos para la presión arterial

• Drogas estatinas

• Anticonceptivos orales

• Diálisis

• Diuréticos

7. Enfermedades neurodegenerativas o daño nervioso

Cualquier tipo de daño a los nervios en la región lumbar, la médula espinal o las piernas puede hacerte más propenso a los calambres. La quimioterapia, por ejemplo, a veces puede causar daño a los nervios, al igual que las enfermedades neurodegenerativas, como el Parkinson y los trastornos neurológicos, como la neuropatía periférica.

Desafortunadamente, la recuperación del daño a los nervios es muy lenta y lleva mucho tiempo, e incluso si te sometes a algún tipo de tratamiento, es probable que tengas calambres y otros síntomas por un tiempo o permanentemente.

8. Cambios normales del cuerpo

Ya sea temporal o permanente, los cambios en tu cuerpo también pueden causar calambres en las piernas. Los datos estadísticos muestran que las mujeres son más propensas que los hombres a sufrir calambres nocturnos en las piernas en general, pero las mujeres embarazadas son aún más propensas a hacerlo que el resto. Esto probablemente se deba a que la fatiga muscular provocó un aumento de peso, mayores requerimientos nutricionales y cambios hormonales.

Del mismo modo, el envejecimiento también aumenta el riesgo de sufrir calambres en las piernas, ya que un 33% de las personas mayores de 50 años experimentan calambres crónicos en las piernas durante la noche. Las enfermedades crónicas pueden explicar esta parte de estos casos, pero también existe la teoría de que los tendones, el tejido de soporte que une nuestros músculos y huesos, que tienden a acortarse con el tiempo, también pueden explicar los casos de calambres más frecuentes.

Prevención de calambres nocturnos en las piernas

Como puedes ver, muchas condiciones y otros factores pueden predisponerte a tener calambres nocturnos frecuentes. Afortunadamente, también hay medidas preventivas que puedes tomar para compensar el daño causado y garantizarte que tengas una buena noche de descanso sin dolor.

Una de las mejores y más fáciles cosas que puede hacer para prevenir los calambres nocturnos en las piernas es hacer ejercicio ligero, especialmente si sabes que no haces suficiente ejercicio durante el día. Solo media hora de caminata, ciclismo o estiramientos leves de las piernas pueden disminuir significativamente el riesgo de sufrir calambres en las piernas por la noche.

En segundo lugar, siempre debes vigilar tu ingesta diaria de líquidos, ya que la hidratación es esencial para la salud muscular, especialmente si te esfuerzas mucho.

Finalmente, también vale la pena observar más de cerca tu posición para dormir y tu calzado. Elige calzado que sostenga los arcos de sus pies sin ser demasiado apretado. Además, evita dormir con los pies apuntando hacia abajo, intenta dormir de lado con una almohada o una manta metida entre las piernas. Por la misma razón, no te acurruques demasiado por la noche y opta por mantas y sábanas sueltas para estimular una curva natural de tus pies mientras duermes.

Tratamiento de un calambre en la pierna

En términos de tratamiento, no hay diferencia entre un calambre en la pierna que ocurrió en la noche y cualquier otro calambre en la pierna. Esto es lo que puede hacer para controlar los síntomas:

• Masajea suavemente y estira el músculo que te duele para aflojar la tensión.

• Algunas personas informan que sus síntomas se desvanecen más rápido si aplican una almohadilla térmica en el área afectada o si se dan un baño o ducha caliente.

• Un método extraño pero a veces efectivo por el que muchas personas juran que es efectivo es beber una pequeña cantidad de jugo de pepinillo.

• Finalmente, si tu músculo de la pantorrilla se vio afectado, puedes intentar caminar sobre tus talones durante unos minutos, lo que relajará tus pantorrillas activando los músculos opuestos.

Nota: si los calambres musculares son frecuentes, extremadamente dolorosos, acompañados de debilidad muscular y no desaparecen después de un día, debes consultar a un médico lo antes posible.