Disfrutar del sexo al máximo

Disfrutar del sexo al máximo

22 noviembre, 2018 0 Por Reconquistaenfoco

Disfrutar y llegar al orgasmo de forma saludable

Vivir las relaciones eróticas saludablemente implica hacerlo con gusto, conociéndose y valorándose.

Elecciones saludables

Elige qué, cómo, cuándo y dónde, diciendo lo que te apetece y lo que no, y teniendo información adecuada para hacerlo sin riesgos.

Para que la pareja disfrute al máximo del sexo y de forma saludable, Francisca Molero, vicepresidenta de la Federación Española de Sociedades de Sexología (FESS) y codirectora del Instituto de Sexología de Barcelona propone…

Preocuparse por tener una buena autoestima, comunicarse con la pareja y aprender conocimientos sexuales nuevos.

Cuidar la salud

Para unas relaciones sexuales satisfactorias es importante la ausencia de cansancio y de estrés.

También, se requiere la inexistencia de problemas médicos tales como: déficit de testosterona, depresión, ingesta de algún fármaco que inhiba el deseo sexual, etc.

“La práctica del ejercicio físico de manera regular es un potenciador de nuestra libido, puesto que mejora la producción de testosterona y permite una buena autorregulación emocional.”

Descubrir qué te gusta

Para disfrutar en pareja, “primero tengo que conocerme bien a mí mismo, saber cómo funciona mi erótica, mi cuerpo, qué me excita, etc.”

Si cada miembro de la pareja posee este autoconocimiento erótico; el encuentro entre ambos será mucho más fructífero y placentero.

“Es vital la comunicación, la confianza y la intimidad entre ambos.”

Dejarse llevar

Para que una pareja disfrute de su arte de amar y del placer de su encuentro, no hay más secretos que dejarse llevar por el deseo del encuentro, dedicar tiempo al amor y espacio al erotismo.

Innovar

Con el tiempo, algunos estímulos pierden eficacia…

“La solución pasa por la exploración continuada de estímulos de cualquier tipo: visuales, táctiles, auditivos, olfativos, etc.”

También variando el contexto, hábitos, posturas y ritmo, entre otros.

Saber que el coito es solo una opción

Muchas veces, las parejas tienen la idea de una sexualidad finalista.

Donde todo se realiza para un final, que es el coito y el orgasmo, y todo lo anterior es secundario.

“Esto es fruto de una idea excesivamente genital de la sexualidad. Nuestro órgano sexual es todo el cuerpo, no sólo los genitales.”

El coito es una opción, pero no tiene por qué ser la única para disfrutar con tu pareja.

De hecho, el coito, cuando se considera el elemento imprescindible para que haya sexo, da muchos problemas, como la ansiedad.

Hay que aprender a jugar a otras cosas.

Hay parejas que, en determinadas épocas, tienen menos coitos pero no dejan de besarse, tomarse de la mano, dormir abrazados y desnudos, y, en buena medida, siguen satisfechos en el plano erótico.

Apostar por una relación de pareja sana

La ausencia de conflictos en el seno de la relación de pareja constituye uno de los mejores pronósticos para mejorar la salud sexual.

Hay que cuidar a la pareja. Y es que, en algunas personas, la relación sexual con la pareja ha sido durante mucho tiempo una obligación, más que una fuente de placer y de satisfacciones.

“Una experiencia insatisfactoria tras otra suele dar lugar a una pérdida de interés sexual, cuando no a un rechazo hacia la propia pareja.”

Tener una actitud positiva

La dimensión sexual está muy relacionada con la mente.

Puede que los problemas de la vida cotidiana afecten a las relaciones sexuales.

“Hay que evitar que la sexualidad se vea interferida por problemas laborales.”

También es importante liberarse -mental y efectivamente- de cualquier prejuicio negativo ante el sexo.

Para ello, se debe dar mayor importancia a las fantasías sexuales en cualquier contexto de la vida diaria.

La frecuencia que la pareja desee

No existe una frecuencia ideal para tener relaciones sexuales.

“La que marque la edad y las ganas de cada pareja. Desde un orgasmo o más al día, hasta dos o tres al año, pueden ser suficientes si la persona así lo considera.”

La edad en que el hombre es más potente, y consigue el máximo de orgasmos, viene a estar entre los 15 y los 25 años.

En cambio, la plenitud de vida sexual en mujeres se acrecienta entre los 35 y los 50 años.

Fuente: cuidarteplus

También puede interesarte Misterios del sexo