Canalla, ¿que pretende usted de mi?

Canalla, ¿que pretende usted de mi?

8 noviembre, 2018 0 Por Reconquistaenfoco
La actriz y vedette, ícono del cine erótico, protagonizó el primer desnudo del cine nacional y deslumbró con su figura en más de 30 películas

La actriz y vedette Hilda Isabel Gorrindo Sarli nació en Concordia, Entre Ríos, el 9 de julio de 1929.

Participó en 32 películas, y en la gran mayoría fue la protagonista absoluta, como en el filme Carne, de 1968, en el que popularizó la frase: “¡Canalla!, ¿qué pretende usted de mí?”.

Entre 1958 y 1980 trabajó en 29 películas, 3 de las cuales fueron en 1964 (Lujuria tropical, La leona y La diosa impura).

Muchas escenas de sus películas sufrieron la censura de la época, pero aún así lograron conquistar varios mercados cinematográficos, como el de Rusia, Japón, Estados Unidos y México, entre otros.

La actriz confesó que en su vida era tímida, pero que frente a las cámaras se transformaba en una mujer sexy y erótica.

En 1955, tres años antes antes de convertirse en una estrella del cine, fue elegida Miss Argentina y llegó a la semifinal del concurso Miss Universo.

Algunas de sus películas más exitosas fueron Furia infernal, Favela, Carne, Fiebre, Fuego, Sabaleros, Embrujada e Insaciable.

A principios de la década del ’60, la edición estadounidense de Playboy le dedicó 4 páginas y la calificó como “la bella salvaje de las Pampas”

Su retorno al cine fue en 1996 con la película La dama regresa, dirigida por Jorge Polaco.

Según contó Sarli, en la palícula Fiebre tenía que tirarse desnuda y revolcarse en alfalfa y la instrucción de Armando Bó fue: “Coca, vos ahora te sentís yegua, ¡sos una yegua!, ¡Tenés que comer alfalfa!, vamos, comé alfalfa. ¡Las yeguas comen alfalfa!”

Isabel contó que la pasaba muy mal haciendo los desnudos y que los dejaba para último momento. “Armando (Bó) me convencía diciéndome que si yo en una película no me bañaba en mostraba desnuda era lo mismo que Sandro o Palito no canten en un show, la gente se iba a ir defraudada”

Luego de sus primeras películas, a Isabel comenzaron a llamarla “La higiénica”. “Me decían así porque andaba siempre desnuda bañándome en ríos, lagunas o duchas”, contó “La Coca”.

Sobre la censura que sufrían sus películas, Isabel Sarli dijo: “Siempre he dicho que que desde la época de los griegos se exaltó la belleza del desnudo a través de la pintura, de la escultura. si fuera por los acusadores argentinos, el David de Miguel Ángel no podría estar en la plaza de Florencia”.

La actriz se negó a ser dirigida por otro que no fuera Armando Bó. Le dijo que no a Daniel Tinayre y a Lucas Demare. Solo aceptó trabajar para Leopoldo Torre Nilson, en la película Setenta veces siete.

La gran mayoría de las películas de Isabel Sarli fueron hechas en blanco y negro, en algunos casos por la tecnología del momento y en otros para no sufrir censura.

Isabel Sarli fue pareja de Armando Bó desde 1956 hasta su muerte, en 1981. Tiene dos hijos, Isabelita y Martín.

Desde su regreso a los cines, en 1996, grabó La dama regresa, Arroz con leche, Mis días con Gloria, colaboró para los documentales Carne sobre carne, Parapolicial negro, apuntes para una prehistoria de la AAA y tuvo una participación en la tira juvenil Floricienta.