Lo drogaron y se turnaron para violarlo salvajemente

Lo drogaron y se turnaron para violarlo salvajemente

20 septiembre, 2018 0 Por Reconquistaenfoco

 

Ocurrió en una cárcel de Santiago del Estero. Tras ingerir un jugo adulterado la víctima fue ultrajada por cinco depravados

La Comisaría Seccional Doce de la provincia de Santiago del Estero albergó un aberrante hecho que tomó estado público este jueves. Un joven, que estaba detenido por lesiones y amenazas, fue sometido por seis reclusos que se encuentran en la misma dependencia.

La víctima fue hallada inconsciente, tirada en el interior del calabozo, que comparte con otros reclusos. Inmediatamente, los efectivos trasladaron rápidamente a la víctima al Centro de Salud Banda, donde los médicos constataban que presentaba lesiones compatibles con abuso sexual.

Cuando recuperó el conocimiento, el joven contó que el domingo, cerca de las 22.30 un recluso de otra celda decidió preparar un jugo a la que le agregó al menos seis pastillas de color azul, aparentemente un ansiolítico.

La bebida comenzó a circular de mano en mano y la víctima tomó en cuatro oportunidades, porque -según dijo- tenía sed. Más tarde comenzó a hablar incoherencias y se sintió mal, por lo que decidió ir a bañarse.

Tras la ducha regresó a su celda, la cual estaba vacía ya que sus compañeros estaban mirando la tele en otro sector. La víctima entró envuelta en una toalla que le cubría solo sus partes íntimas y cuando se disponía a secarse para vestirse fue sorprendido por otro detenido.

Primero un reo apodado “Gatito” lo tomó del cuello, lo golpeó en el rostro, lo tiró al suelo, lo inmovilizó y le tapó la boca. En ese momento ingresó otro recluso, conocido como “Manco”, para ponerlo boca abajo y tomarlo de las piernas. Cuando estaba completamente indefenso, entró a la celda el “Tucumano” quien lo abusó sexualmente.

Más tarde hicieron lo mismo “Gatito”, “Manco”, y un cuarto llamado Elio. El calvario sin embargo, no terminó allí ya que tras el ataque de los cuatro reclusos, ingresó al lugar un quinto maleante apodado “Rengo”, quien lo obligó a que le practicara sexo oral.

Por último lo abusó un sexto detenido de apellido Villalba. Cansados de ultrajarlo, le dieron una brutal golpiza, dejándolo inconsciente.