Sufrir de depresión se cura nadando

Sufrir de depresión se cura nadando

19 septiembre, 2018 0 Por Reconquistaenfoco

Sufrir de depresión se puede resolver con agua fría

Pare de sufrir! Una mujer de 24 años con depresión recibió una inusual receta de su médico: un baño semanal en agua fría. 

Serie televisiva

La paciente, Sarah, fue filmada como parte de la serie documental de la BBC The Doctor Who Gave Up Drugs, presentada por Christoffer van Tulleken, médico e investigador del University College London.

Como aclaraba el propio Van Tulleken…

“Fue una serie que analizó los medicamentos más recetados, cuando los habitualmente recetados presentaban dudas en lo que se refiere a su eficacia”.

La historia de Sarah

Sarah llevaba en tratamiento contra el trastorno depresivo y la ansiedad desde que tenía 17 años.

Pero sus síntomas no mejoraban, el tratamiento y sus fármacos no parecían funcionar.

Después de dar a luz a su hija, Sarah quería reducir su medicación.

Agua fría

Bajo la supervisión de Van Tulleken, fue bajando gradualmente sus dosis y comenzó un programa de natación semanal en aguas abiertas con una temperatura de 15ºC.

A los cuatro meses de este tratamiento (poco convencional), Sarah estaba libre de medicación y sus síntomas parecían haber cesado.

Causa de discapacidad

La depresión es una de las principales causas de discapacidad en todo el mundo.

El propio Van Tulleken asegura que las recetas para antidepresivos siguen en aumento.

“En el mundo real, los antidepresivos se toman durante muchos, muchos años”…

Aclara Van Tulleken, quien también asegura que el “mayor análisis” de la eficacia de estos medicamentos fue un estudio publicado en The Lancet. En el que se hizo seguimiento a los pacientes que participaron durante sólo ocho semanas.

Alternativas a la medicación

Con esto en mente, muchos investigadores están estudiando alternativas a la medicación.

La historia de Sarah sirvió de base para un informe (del que Van Tulleken es coautor) que se publicaría más tarde en el British Medical Journal.

En el estudio, Van Tulleken y sus colegas describen la experiencia de Sarah y destacan la necesidad de más investigación para establecer cómo la natación en agua fría podría funcionar en otros pacientes.

Respuesta del cuerpo

La respuesta inicial del cuerpo a la inmersión en agua fría es un enfriamiento inmediato de la piel.

Un choque de agua fría.

Esto puede ser extremadamente peligroso, especialmente para aquellos con ciertas condiciones médicas, ya que lleva a un aumento masivo de la respiración y la frecuencia cardíaca.

Michael Tipton, profesor del departamento de deportes y ciencias del ejercicio de la Universidad de Portsmouth, señala:

“Durante años nos preocupamos más por los aspectos peligrosos de la inmersión en agua fría que por sus beneficios”.

Antiinflamatorio natural

Tipton señala también que hay evidencia de que el frío provoca un efecto antiinflamatorio.

Un estudio reciente aseguraba que nadar en agua fría beneficia a los pacientes que sufren dolor postoperatorio.

La natación en agua fría también activa las respuestas al estrés en el cuerpo, y la exposición repetida al agua fría puede resultar en un proceso de adaptación.

“Una teoría es que si te adaptas al agua fría, también se reduce la respuesta de estrés a otras tensiones diarias, como la ira al volante, los exámenes o el despido en el trabajo”, aclara Van Tulleken.

Y aunque no está claro cómo funcionó el tratamiento de agua fría, o si fue un placebo, lo que es indiscutible es que ha ayudado al menos a una persona.

Hasta la fecha, Sarah sigue sin tomar medicamentos y sigue nadando.

Fuente: Theguardian.com

También puede interesarte Deprimirte después del sexo es factible