Cachorros adorables

Cachorros adorables

17 mayo, 2018 0 Por Reconquistaenfoco

Cachorros adorables

Cachorros adorables. La ciencia descubre a que edad lo son

Cuando están entre las seis y las diez semanas de vida, lo que aumenta sus posibilidades de sobrevivir al ser adoptados por un humano

Que los cachorros de perro son adorables es algo que no admite discusión. Pero, ¿a qué edad resultan más encantadores? La respuesta la ha encontrado un estudio realizado por la Universidad de Arizona, que han descubierto que es entorno a las ocho semanas de vida.

Pero ese dato no resulta casual, porque se trata de un momento trascendental para los animales, ya que es cuando dejan de ser amamantados por sus madres y tienen que empezar a buscarse la vida por sí mismos.

Y es que, a diferencia de los lobos, cuyas crías están vinculadas a sus madres hasta casi los dos años de edad, los cachorros de perro tienen que ser independientes en el período comprendido entre las seis y las diez semanas después de su nacimiento.

Según cifras que manejan los autores del estudio, el 80% de los cachorros de perro que nacen en estado salvaje no logran sobrevivir. Por eso, tal y como explican los investigadores, resultar adorables (desarrollando una serie de rasgos faciales como tener los ojos más grandes, que les hacen parecer más tiernos) puede haber sido una estrategia evolutiva de cara a facilitar sus posibilidades de ser adoptados por el ser humano, una vez que se han desvinculado de sus madres.

En el experimento, los investigadores mostraron fotos de cachorros a lo largo de varias edades (desde el momento de su nacimiento hasta los siete meses de vida), a un grupo de voluntarios. y comprobaron que, unánimemente, todos los encontraban más adorables en el período comprendido entre las seis y las diez semanas de vida.

Más allá de lo anecdótico, los resultados de este estudio también servirán para comprender un poco mejor como se inició en el pasado la interacción entre humanos y perros.

Fuente. LiveScience.

También puede interesarte Los perros detectan nuestra emoción